Otro concepto. Otros colores

 

Este año 2018, y para quienes lo quieran así, hemos decidido trabajar con una determinada paleta de colores que podréis apreciar en las fotos adjuntas a esta entrada.

La fotografía como representación de la realidad no tiene por qué calcar los colores que vemos con nuestros ojos. Bajo mi punto de vista es incluso deseable que no lo haga, a no ser que la fidelidad de color sea condición indispensable, como lo es en la reproducción de obras de arte. Cuando se trastoca el color en una imagen, aparte de perseguir fines estéticos, se busca precisamente distanciar la imagen de la propia realidad, eso permite un mayor juego estético y emocional. A nadie escapa que se le puede imprimir mayor calidez o frialdad a una imagen si trasladamos los tonos hacia el amarillo o hacia el azul respectivamente, y que emocionalmente hablando no transmite lo mismo una imagen cálida que una fría. El blanco y negro por su naturaleza monocromática, siempre ha mantenido esa distancia con la realidad y, por lo tanto, resulta más sugerente y artístico.

Por supuesto, el cliente siempre tiene la última palabra. Entendemos que cada persona tiene su gusto y podrá elegir los tonos reales o los tonos propuestos atendiendo a sus preferencias.

En cuanto al álbum, en los tres últimos años hemos apostado por un diseño clásico, al estilo de los libros de fotografía, es decir, fondos blancos o neutros para que las fotos luzcan y se expresen por sí mismas sin la “ayuda” de cualquier otra forma de decoración. Aconsejamos que siga siendo así, con ello se garantiza que el diseño no pase de moda  y podamos enseñarlo sin complejos con el tiempo. Bajo estas premisas, un álbum de unos 30 pliegos puede albergar desde 80 hasta 180 fotos. Este año 2018 queremos que sea el cliente quien elija el número de fotos que debe llevar su álbum de entre una preselección hecha por nosotros de 200 o 300 fotos, dependiendo de lo grande o compleja que sea la boda.

Igualmente pensamos que un reportaje de bodas o de cualquier otra índole no está completo sin algunas fotos en blanco y negro. Para ello usamos una compleja conversión de los tonos para que las fotos pierdan ese carácter digital y emulen los grises y el grano de la película BN de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>